domingo, 4 de julio de 2010

Así que, prefiero mejor nada.



Qué increíble que ya ni nos entendamos un mail. De por sí, siempre me intrigaron los vínculos, su intensidad y duración; cómo una persona podía conectarse con otra; "lo implícito", lo que uno ni tiene que decir porque se entiende. Me intriga que se entienda.

Ahí es cuando veo una imagen en mi cabeza similar a las fotos que se sacan sobre avenidas a la noche, con más tiempo de exposición, esas donde las luces de los autos son pura energía viva. Y de repente, se hace de día.

Cómo es posible entenderse sobrenaturalmente con una persona y que, de repente, ni siquiera ningún ni siquiera. ¿Cómo es posible que nuestros discursos sean tan polares? En qué momento pasamos a estar viéndonos desde andenes distintos, estirando la mano no queriendo soltar, pero asegurándonos de estar poniéndonos en el freezer. En qué momento empezó a ser normal no tener ganas de vernos o de escucharnos las voces, ¿en qué momento? ¿Cuándo nos dejamos de entender y empezaron a incomodarnos los silencios?

Si vos fueras yo, te respondería: En el momento en el que la vieron y se hicieron los boludos. En el momento en el que fue más fácil quedarse callados y no hablar, haciéndose los que no iban a darse cuenta que había pasado. En el momento en el que el maltrato fue el camino que optó para marcar la distancia. En el momento en el que te empezaste a dar cuenta que no se puede admirar a alguien que tiene un discurso que no se condice con lo que hace. Y que, encima, lo que hace, no es creíble ni te provoca placer escucharlo. Empezaste a no tener ganas de verlo cuando dejó de importarte el poco significado que el le daba a su vida.

El tema es que fuiste y sos un cagón. Te costó, pero me demostraste que sos puro bla bla. Y yo, no quiero amigos grises. No quiero gente al lado por la que tenga que procesar sus miserias porque son incapaces de ver.

8 comentarios:

Al dijo...

Leí el primer párrafo, salteé todo el resto y leí el último.
Entiendo que hay algo de despecho, por acá...

Ehh... espero que andes bien.

Los amigos del duende dijo...

jejejejjee... malditas relaciones humanas!!!...

NO estes con gente que no queres, no compartas con gente que no comparte... rodeate de gente que te hace bien... y asi la vida es una fiesta!!!...

UNO PUEDE ELEGIR CON QUIEN PASAR SU VIDA... desde que lo entendi deje gente de lado que no pense que alguna vez dejaria!!!... PERO MI VIDA ES UNA FIESTA DE ALEGRIAS...

ya no hay gente que le pone su negatividad ni su envidia ni su mala onda...

BESOS DUENDEROS PARA LA HORMIGA!!!

hormiga dijo...

Al: ?

Duendísimo: Cuánta razón! Esta era una de las pocas personas que seguía viendo o con las que seguía hablando por no dejar ir algo que había estado muy bueno. Ahora ya fue, ya solté la cuerda. Mi objetivo es que todos los momentos valgan la pena, ver sólo gente que haga valer el momento y vivir cosas que hagan valer la vida. Uno puede elegir, y yo elegí no ser más su amiga, o asumir que no lo somos.

Lola dijo...

muerte a los cagones!

lau dijo...

hay dinamicas que toman su tiempo sin que podamos advertirlo.
es triste, jode..pero pasa.

y muchas veces perdemos tanto tiempo y energias en tratar de entenderlo, cuando seria mas fructifero aceptarlo y just move on. hace poco comence a implementar en mis dias el "todo pasa por algo".

lo mas sano, creeme, es dejarlo ser y aprender a aceptarlo. sin buscar culpas ni agentes desencadenantes del devenir que nos disgusto.

comienzo a notar que estoy usurpando tu blog con mi incontinencia verbal. y lejos estoy de querer dejarte un discurso bucayiano...mi pesimismo no califica para tal cosa.

saludos, nos leemos!

Mariano dijo...

Al principio pense q se trataba de un desamor, recién al final cai q hablaba sobre amistad. Pero... creo q bien podria ser válida la reflexión para tal fin. Después de todo nuestra pareja debiera poder sentirse como un amigo no? Pensamientos sueltos.... en fin...

Hugo dijo...

"Empezaste a no tener ganas de verlo cuando dejó de importarte el poco significado que el le daba a su vida."

Hace unos días me pasó algo similar a lo que decís, solo que me lo plantearon a mi.

Y ahí uno se da cuenta de que por boludeces uno puede perder una buena amistad. Creo no haber perdido ninguna de mis verdaderas amistades por eso, pero caí en la cuenta de que no doy el 100% de mi y eso no está bien.

hormiga dijo...

Lola! Yeah! Muerte a ellos!

Lau: Si, aunque a veces creo que sí nos damos cuenta, pero de costado... y que la cosa pasa por cuánto queremos admitirlo.

Mariano: Bienvenidos los pensamientos! Podría ser un poco confuso, de alguna manera uno se enamora de sus amigos.

Hugo: Yo creo que el me perdió hasta tanto no decida volver a ser sincero. Pero cuando se reanude la frecuencia, vamos a bailar en la misma salsa de nuevo! Porque lo adoro, pero no lo que es hoy. Mi consejo es siempre ser uno todo el tiempo, con las oscuridades expuestas.