martes, 31 de agosto de 2010

Mi frecuencia


Foto: Carolina Teitelbaum.

Nací el 23 de julio del cuarto invierno de la década de los ochenta, siglo anterior. Hija menor de una familia de seis, crecí rodeada por el verde y la falta de hormigón. Campo, olor a pasto húmedo, escarcha invernal, grillos nocturnos, perros corriendo, infinitas estrellas, flujo de imaginación. Crecí bailando los Beatles con mis hermanos iluminados por el fuego alrededor del hogar, al compás de las llamas. 
Soy estudiante de periodismo, pero estaría describiéndome de manera incompleta si no mencionara que expreso lo que no puedo poner en palabras a través del dibujo desde mi niñez. Tengo una inagotable afición tanto por la música, la pintura y la fotografía, como también por todos aquellos mundos en los que uno se inmiscuye movido por las emociones. Aficionada del movimiento, el compromiso, la conexión y el consecuente cambio. 
Recientemente estudiante de montaje cinematográfico. Dí con el séptimo arte al buscar un lenguaje en el cual se pudieran contar las distintas realidades que no son consideradas noticia hoy, aquellas que jamás tienen auspiciantes, las que tienen que ver con lo emocional en cada uno.
Aplaudo de pié artistas como Jim Morrison o John Lennon, por buscar encontrarse con ellos mismos y, por ende, con sus ideologías, y, también, por llevarlas a la práctica sin importar consecuencias y evitando grises; Freddy Mercury, por su inagotable talento; Chomsky, Nietzsche, Schopenhauer o Freud, por promover en uno un cuestionamiento constante y hacia todo, asegurándonos de arremeter contra la vida vivida desde el prejuicio.
Huyo, finalmente, de mi posible participación en la difusión del abatimiento mental, de la consecuente desidia en la búsqueda de ideales, del no movimiento y del no abandono de la queja pasiva.

16 comentarios:

Ela dijo...

Naciste el mismo año que yo (si hice bien las cuentas) y el mismo dia que mi hijita Mia...

V. dijo...

AMÉ este post, hormiguilla

V. dijo...

AMÉ este post, hormiguilla

leandro! dijo...

Se fiel a tus ideales, segui aplaudiendo artistas y manteniendo tu galeria que tanto me gusta :P

Hugo dijo...

La vida sin música sería demasiado aburrida.

Sin ideales, no tendría sentido.

Los amigos del duende dijo...

El viaje mas arduo, que facil es reconocer formas, colores, actitudes, y personas con la finitud de nuestra vista...

QUE DIFICIL ES CONOCERSE A UNO MISMO CON LA FRECUENCIA DEL INFINITO!!!...

Ese viaje que durara toda la vida es el mas lindo, es el que no para y es aquel que sin imaginar donde llegaras tiene un solo destino... LA FELICIDAD

hormiga dijo...

Ela: Mas coincidencias, más cariño! MiAmiguita bloguera! Felicitaciones por Oblogo!!

V: Eyyy, qué linda! Gracias Violet! Retomé el blog después de semanas de desaparición!

leandro!: Gracias genio, siempre un placer tenerte por casa.

Hugo: Total, el aprendizaje como plataforma de vida!

Duendín: Nooo duendín! Es mucho más facil verse a uno cuando al verte ves el todo. Es un proceso más cariñoso, más dulce, e infinitamente felíz! :)

Caro dijo...

TE AMO CO! SOS PUECIOSA LUCESITA
(Y YO MUY CURSI, ME PASA)
LOVE

Lola dijo...

segui asi!

mori dijo...

genial!!!!!!!

Horacio dijo...

lo de nietzsche y freud lo tomo como una puñalada, ouch!

Agusteeeeena dijo...

tu frecuencia que te hace tan unica y especial !!!!!!!!!! adorable conita.

Chuchu dijo...

Me gustó mucho la forma en que te expresás en esta entrada.
En cuanto al cuestionamiento, tendrá algo que ver Descartes también ?
Me gustan mucho esos pensadores.
Beso grande !

Chuchu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mateo dijo...

Que grande que era Freddy.

La Criatura dijo...

la radio está guenísima ¡un saludito pá todo lo que me conocen!