martes, 2 de noviembre de 2010

Fui la minita que se desmaya en el subte



No puedo decir que nunca me pasó ésto, pero sí que hace mucho no pasaba y que estrené el subte. Sabía que me iba a desmayar porque cuando era chica me pasaba tan a menudo, que había, incluso, aprendido a darme cuenta unos segundos antes. Entonces, me sentaba donde estuviera, apoyando mi espalda contra la pared más cercana, la cabeza descansando sobre mi frente contra las rodillas y mis brazos acurrucando mis piernas contra mi pecho. Cerraba los ojos y me dejaba ir. Cuando me despertaba, transpirada, con tensión en la nuca y pálida  esperaba a que la presión subiera lentamente, me ponía de pié y seguía caminando.
Me desmayé en ferreterías, supermercados, boliches, recitales, en la costa, en cabildo, no en todos lados, pero sí en algunos. Hoy agrego linea D a la lista.


No pienso agregar más ramales del subte, a partir de mañana voy a venir a trabajar en bici.

3 comentarios:

Los amigos del duende dijo...

BUUUUU!!!!... desmayarse andando en bici no debe ser muy copado!!!

por lo menos vas a tener raspones en muchos lugares del cuerpo! jeej

Hugo dijo...

A mi me pasaba de chico que en algunos actos escolares me bajaba la presión cuando hacía calor y estaba mucho tiempo parado, pero por suerte nunca llegué al desmayo.

Dale a la bici nomas, de paso el ejercicio nunca viene mal.

Madie dijo...

Qué locura! Por qué eso?
Yo no me desmayé nunca!