jueves, 3 de febrero de 2011

Amor, amar y ser amado.

"De todos nuestros juegos, es el único que amenaza con trastornar el alma,
y el único donde el jugador se abandona por fuerza al delirio del cuerpo.
No es indispensable que el bebedor abdique de su razón, 
pero el amante que conserva la suya, 
no obedece del todo a su dios". 
[Memorias de Adriano, Marguerite Yourcenar]




Pensamiento es igual a boicot, pero en el amor a miedo, obstáculos y desencuentros. Los impulsos deshonestos, los manotazos de ahogado, las peticiones desesperadas y el descuido inconsciente, corroen los lazos. ¿Cómo podemos ser uno si la vulnerabilidad del otro no nos provoca cuidarlo? 

A veces me da pánico pensar que a medida que me sumerjo en el otro, mi corazón deja de poder (o querer) hacerlo todo sola y que me gusta más hacerlo con él. A veces me urge huir y escapar de esa supuesta dependencia que no es otra cosa, según los otros que compartir. Mientras que el amor cálido disuelve mis barreras y ya no tengo más opción que la mera entrega, mi alter egos independiente y acostumbrado a la soledad, se invadido, me marca las faltas, los descuidos y las diferencias como terribles hitos y me congela, y me distancia, y me cierro. ¿Cómo podemos unirnos si nuestra vulnerabilidad, la apertura de nuestro más profundo ser es rechazada? ¿O tal vez abrirme me hace buscar excusas para cerrarme y volver a mi segura independencia?

3 comentarios:

Monstergi dijo...

Es dificl entregarse al amor. Son incrreibles las cosas que uno puede hacer por y al otro cuando esta con alguien. hermoso tu po9st. muy sinsero.

Lola dijo...

aayyyyyyyyy el amor nos da TANTO miedo q a veces nos hace mirarlo d reojo para no caer en el, pero creo yo q esto es casi imposible

Leandro dijo...

El amor es un problema para los seres avanzados. Los básicos tienen menos problemas porque piensane menos...

Cualquier similitud entre este comment y un consuelo de bobo es pura coincidencia.