martes, 19 de abril de 2011

que no atienda, que no atienda, que no atienda...

Hay veces que llamar por teléfono a alguien me hace rogar, mientras suena el tono, que no atienda. Capaz tengo que arreglar algo, un encuentro, pero me da fiaca el momento teléfono. Hay veces que me es mejor mandar un mensaje de texto o, incluso, un mail. Y no tiene nada que ver con mi apreciación por la persona, sencillamente no me gusta hablar por teléfono.

Hace poco decidí dar de baja un aparato con música y cámara y pin pun pam porque se le rompió la pantalla, se le rompían los auriculares cada tres o cuatro meses y le entró un virus que hacía que no se pudieran bajar las fotos a una computadora. Es decir, insólitamente, que hay que formatearlo. Así que me compré un Nokia 1100 por MercadoLibre después de navegar por carísimos blackberrys y esas cosas de la NASA que me atraen pero me parecen frenéticas. Tiene todo lo que en realidad "necesito" ( if I need....): algo que haga y reciba llamadas y mensajes de texto.

Me da un poco de miedo lo que proponen los smartphones, por ejemplo. Me embola la imagen de las personas que lo tienen. Son como zombies que en cualquier contexto sólo miran una pantalla, y entre tanto -tal vez, si nadie postea algo 'greacioso'- se sumergen en el mundo de las personas que se hablan cara a cara. Es decir, se encuentran con personas para que haya gente mientras que hablan por msn con otros una salida. ¿qué?

La otra vez volvía tarde en un 42  a mi casa y vi una chica escuchando música, chateando por msn y hablando por skype, todo desde su teléfono. Que cope, pensé. ¿Qué cope?, me repregunté.Y me puse a pensar que, en realidad, uno pierde mucho con tantos medios de comunicación tan al alcance de la mano. Se pierde la comunicación, el contacto. Se deja de mirar por la ventana, o de mirar lo que pasa adentro del bondi, las caras, las personas, las pequeñas conversaciones en vivo y en directo, las situaciones de la calle, tampoco leemos tanto en los bondis porque, obvio, no podes leer con semejante atracción en la cartera.

Me parecen grandes teléfonos, muy útiles pero por ahora prefiero resistir un poco más el proceso de re-alienación nacional.

7 comentarios:

Hugo dijo...

¡Y el 1100 encima tiene linterna!

Son demasiado para mi los Smartphones, me basta con poder mandar un mensaje y muy de vez en cuando calzarme los auriculares.

Bastante me cuelgo con la PC en casa, no quiero estar pendiente de este mundo también afuera.

αиgєℓιςα dijo...

claro que sí! además, si uno se idiotiza con el teléfono cuando viaja en transporte público se pierde lo más divertido: mirar a la gente. o, en su defecto, dormir la siesta.

fea dijo...

aguanten las relaciones personales... tanta cosa virtual, me esta empezando a desesperar!

hormiga dijo...

Hugo: Claro, encima tiene linterna! Un éxito rotundo!

Angélica: Se pierde el contacto, ver, conversaciones con extraños, etc...

fea: Si, me desespera que no veamos que cada vez estamos más lejos.

Café (con tostadas) dijo...

totalmente, así como vos lo decís.

me tientan, por momentos me parece que son copadísimos... pero ante la posibilidad de volverme smartphonedependiente... sigo con mi telefonito tembleque que apenas cumple (y a veces, para gloria de mis días, me deja a pata y todo!!!!! jajajaja)

Los amigos del duende dijo...

EL NOKIA 1100 ES LO MEJOR QUE TE PUEDE PASAR EN LA VIDAAA!!!!

DIGALE NO A LOS TELEFONOS QUE HACEN QUE TE LLEVES LA COMPU CON VOS A TODOS LADOS!!!!
NO QUIERO QUE TODOS SEPAN LO QUE HAGO TODO EL TIEMPO!!!!
SOBRETODO PORQUE A NADIE LE IMPORTA! !!!!!

Los amigos del duende dijo...

HOLA MI NOMBRE ES EL DUENDE!!!! QUE TAL!