martes, 4 de mayo de 2010

Yo, tú, él, nosotros, vosotros, ellos. Todos.


 El remedio de la enfermedad psíquica 
está en conocer claramente 
la naturaleza y los motivos del mal. 
Se debe cuidar el cuerpo si se desea mantener el espíritu
[ Albert Einstein ]











Todas las cosas tienen un lugar que les corresponde. Todas las circunstancias parecieran, aún en las situaciones más adversas, generar mayor comprensión en la conciencia que tenemos sobre nuestra existencia. El sufrimiento pareciera hacernos entender o, al menos, reflexionar. Pareciera obligarnos a parar y mirar. Mirar y observar. Observar y comprender. Comprender y comprendernos. Vernos. Conectarnos.

No podemos hacer de cuenta que no pasa nada o que los valores que cunden son lo normal. Lo normal hoy, es anormal en el tiempo sin tiempo. No podemos vivir con parámetros que nos duermen la mente y nos hacen aceptar la propia aniquilación endureciéndonos al dolor que nos causa. Es mejor actuar ahora y no tener que reaccionar después ante algo que no quisimos ver. Es mejor asegurarnos, en lo posible, de estar contemplando todos los factores que intervienen, todo lo que estamos haciendo, todo lo que estamos generando en nosotros, en otros y en el mundo. No es posible defendernos de algo que no sabemos si existe o que preferimos no ver. Es impredecible.

Aprendizaje por contraste de armónicos, donde todos los actos en la vida sean una forma de comprender la realidad, el universo. Se necesita desequilibrio para ver y valorar el equilibrio (para apreciarlo y reconocerlo). Es necesario el sufrimiento para comprender la importancia de vivir en paz. La ignorancia produce sufrimiento. No podemos darnos el lujo de seguir cooperando con el origen del problema.

¿Qué es la vida sino el paso de la fragilidad de la inocencia a la fortaleza producida por la comprensión? La ignorancia y la inexperiencia producen guerras, esclavitud, enfrentamientos. La vida tiene que ser el proceso que hay que vivir para comprender, no podemos pasarla sin tomar conciencia de que nuestros actos generan consecuencias en el todo. El destino organiza las circunstancias, el lugar y las compañías en las que se producen tales circunstancias de comprensión, pero nosotros somos los que actuamos.

Cuando nos cansemos del sufrimiento como estilo de vida, vamos a aceptar cosas que antes, por nuestras creencias, no podíamos comprender. La vida es la oportunidad que tenemos de lograr pasar de la rigidez a la flexibilidad, de evitar la cárcel del espíritu que producen los dogmas.

6 comentarios:

Los amigos del duende dijo...

UUUFFFFFF
hormiga... como empezar?... la ignorancia, la involucion, la desesperacion... el juego perverso del sistema que hace y genera gente que no puede y que no sabe que hacer con sus pensamientos, con sus sentimientos y con su cuerpo... en vez de unirlos, los separa... en vez de cuidarse.... se intoxica.
A veces para empezar este proceso hay que empezar por uno mismo... yo lo empece... y si bien cuesta... es un proceso a la evolucion, donde uno se cuida a si mismo para poder empezar a cuidar a su flia, a sus vecinos, a su barrio, a su pueblo, a su pais, a su mundo!!!...

Todo tiene una extension maravillosa... solo hay que buscarla adentro de cada uno... y no afuera!

Lola dijo...

"Cuando nos cansemos del sufrimiento como estilo de vida, vamos a aceptar cosas que antes, por nuestras creencias, no podíamos comprender": no mas preguntas su señoria!

Lara dijo...

Buenaaas!!! Permiso!!!
Te mencionaron en mi blog y pase a conocerte!!!
Te dejo un cariño!!

La loca de Mierda dijo...

solo tenemos un cuerpo y hay que cuidarlo (aunque a veces cueste)...
e intentar ser felices en el, en todo tiempo y espacio que se nos quiera presentar


saludoss hormigaaa!!!

Hugo dijo...

No a la culpa, no al "que dirán", la vida es una sola y pasa (demasiado) rápido.

Anónimo dijo...

Just want to say what a great blog you got here!
I've been around for quite a lot of time, but finally decided to show my appreciation of your work!

Thumbs up, and keep it going!

Cheers
Christian, iwspo.net